Viste tú Pasión
Próximo Reto

Todo acerca de las “Pruebas de Esfuerzo” en ECUADOR (By. Dr. Reinharth)

Entrevistamos al Doctor José Emilio Reinharth, Deportólogo quien nos contó todo sobre la prueba de esfuerzo y cada uno de sus beneficios para el deportista.

“La prueba de esfuerzo o prueba ergométrica es una valoración que se comenzó a utilizarla en la medicina del deporte y el objetivo era fundamentalmente por un lado valorar la respuesta normal fisiológica del corazón ante el esfuerzo, lo cual nos permite a través de un electrocardiograma ver que una persona que es sometida a este esfuerzo o esta prueba, no tiene ninguna complicación, para realizar sus actividades deportivas al nivel que quiere realizar”.

Recomienda realizar esta prueba especialmente “a personas que superan los 30 años con factores de riesgo y que podría permitirnos diagnosticar tempranamente la posibilidad de una lesión o de una infarto cardíaco o alguna complicación coronaria. En los jóvenes nunca está descartada la posibilidad de una muerte súbita”.

El Doctor nos cuenta cómo se comienza la prueba de esfuerzo “Realizamos una prueba por escalas aproximadamente entre dos y tres minutos entre cada escala. Y de una a otra escala aumentamos dependiendo si estamos en bicicleta 25-50 vatios y del nivel del deportista. En el caso de los corredores aumentamos en dos y tres kilómetros por hora la velocidad de la marcha de la carrera, para poder valorar las diferentes respuestas de la frecuencia cardiaca, esto nos va a permitir saber cuál es la necesidad cardiovascular y de frecuencia cardiaca que una persona necesita para correr a 5 kilómetros, 8 kilómetros o 10 kilómetros”.

En esta prueba se realizan distintos exámenes:

1.    “Es el certificado de idoneidad deportiva, de que no tiene ningún riesgo y que no tiene ningún problema para hacer la actividad que quiere hacer”.

2.    “Nosotros podemos valorar el consumo de oxigeno que se llama el VO2 máx que es la cantidad de oxigeno en mililitros por kilogramo de peso y por minuto que el individuo puede entregar a sus pulmones durante el esfuerzo máximo. Este VO2 máx depende del tipo de deporte. Por ejemplo: un individuo sedentario, debería tener para ser sedentario sano 35 mililitros de oxigenopor kilogramo, por minuto. Si es que un maratonista va a necesitar entre 70 y 72 mililitros de oxigeno por kilogramo, por minuto. Si un maratonista de alto nivel, no está en este nivel, muy difícilmente va a poder llegar a los objetivos que busca. Sin embargo, regularmente lo que pasa: Viene una persona que está haciendo actividad física y que tiene 40 mililitros de oxigeno por kilogramo de peso por minuto y el objetivo es correr una maratón. Para correr esta maratón él va a necesitar 52 y nosotros le podemos decir: tú tienes 40 mililitros de oxigeno y vas a poder correr la maratón a 10 kilómetros por hora. Si vas con el entrenamiento que te vamos a dar, la alimentación adecuada y el reposo, podrás subir a 52 mililitros y vas a poder correr a 13 kilómetros por hora durante la maratón, esto va a significar por lo menos una diferencia muy sustancial en tiempo. Entonces nosotros podemos un poco predecir en qué nivel de rendimiento se encuentra”.

3.     El electrocardiograma lo usamos solamente para medir la frecuencia cardiaca, que es una forma como nosotros podemos comparar la respuesta fisiológica al ejercicio físico de una persona, en diferentes momentos. Lo que hacemos bien sea en la banda, en la bicicleta, en la piscina, utilizar la respuesta de la frecuencia cardiaca, la respuesta electrocardiográfica a la intensidad del ejercicio”.

4.    “Hacemos una determinación directa del consumo de oxigeno, que se lo hace a través de una máscara. Y podemos a través de la computadora, calcular la cantidad de oxigeno exactamente que necesita una persona, para realizar un determinado trabajo. Esto es muy importante, porque dos personas que corren a la misma velocidad, 10 kilómetros, mejor es el que menos oxigeno necesita porque es más eficiente, que aquel que necesita una mayor cantidad de oxigeno”.

5.    “Hacemos un estudio del consumo energético diario, medimos el consumo calórico en reposo, para saber cuántas calorías el deportista consume en condiciones de reposo, cuantas calorías consume por su actividad. Entonces el deportista recibe una orientación nutricional, que es muy importante porque de la recuperación diaria de los nutrientes, depende lo que vayas a rendir. La alimentación y el entrenamiento tienen que ir de la mano”.

La importancia de los umbrales:

  “El uno es el umbral aeróbico, que indica a la intensidad en frecuencia cardiaca que una persona puede hacer su actividad, en presencia de oxigeno, sin endeudarse. Este es un valor que tiene mucho más importancia, cuando mi objetivo es bajar de peso; porque a este nivel me voy a mover, porque por debajo de este umbral aeróbico, yo quemo grasa. Generalmente las personas cometen un grave error y creen que mientras mayor sea el número de calorías que pierden durante un entrenamiento, mejor están. Pero si yo hago un ejercicio muy intenso, quemo calorías, la mayoría de estas calorías vienen de los carbohidratos y los carbohidratos son como la gasolina del auto, yo los gaste y si quiero seguir haciendo actividad, tengo que volver a “tanquear”. Entonces ¿Cuál es el éxito? hacer la intensidad por debajo de este nivel que me permita quemar grasa”.

 “El otro umbral importante, ese si para los deportistas, es el anaeróbico, este es el umbral en el cual yo puedo correr a esa velocidad, hablemos 180 latidos y es la máxima intensidad que me permite producir un trabajo aeróbico, sin producir ácido láctico. El ácido láctico es una sustancia tóxica, es un ácido que nos va a alterar el pH de la sangre y va a determinar que en pocos minutos, exagerando 3 minutos, nosotros no podamos seguir haciendo la actividad. Entonces ¿Cuál es el éxito? no producir este ácido láctico, para las actividades de largo aliento”.

Mejorar los umbrales:

  “Hemos hecho una evaluación, le podemos decir: Mira tu umbral aeróbico para quema de grasa esta en 150 latidos por minuto y esto equivale a 8 kilómetros por hora, por lo tanto vamos a trabajar con esta frecuencia e inicialmente con esta velocidad. Pero que pasa a medida que él se va entrenando, manteniendo los mismos 50 latidos, corre a lo mejor a 9 kilómetros por hora o a 10 kilómetros por hora, porque eso hace el entrenamiento, mantengo mi ritmo de frecuencia cardiaca pero mejoro mi rendimiento. Por lo tanto nosotros nos manejamos más entregando frecuencia cardiaca, antes que velocidad, porque la velocidad va a cambiar a lo mejor al mes de entrenar. Con este ritmo él hace 8 kilómetros por hora, pero no 150, sino 130, pero ya no le está sirviendo el entrenamiento. Por ejemplo: En los autos de carreras de fórmula 1; no tiene velocímetro, tienes sólo tacómetro, entonces tu vas a 14 mil, 15mil, 18 mil revoluciones, indistintamente que estés yendo a 280 o 300 kilómetros por hora, lo importante es cómo responde mi organismo a una determinada intensidad. Y el objetivo del entrenamiento es mantener la frecuencia cardíaca y mejorar mi rendimiento y puede ser que este sea el umbral aeróbico y podemos decir está a 175 latidos en donde está el umbral anaeróbico, a este nivel comienzas a tener deuda de oxigeno; entonces vamos a trabajar en estos dos niveles. Vas a trabajar un 60 por ciento con 150 latidos y un 40 por ciento con 175, entonces hacemos un trabajo intervalado, hacemos series de 10 minutos de los cuales el 60 por ciento trabaja a ritmo aeróbico y un 40 por ciento a umbral anaeróbico. Esto nos va a permitir dos cosas: Mejorar el umbral aeróbico y mejorar el umbral anaeróbico que es lo que buscamos. Con este dato el deportista puede hacer su plan y decir: Yo voy a entrenar 60 minutos diarios y voy a 6 series de 10 minutos, cada serie 6 minutos a 150 latidos y hago un pique de 4 minutos a 180, vuelvo a bajar a 160  y me recupero  y vuelvo hacer otro pique. Si es que quiero quemar grasa, el programa será 80-20, porque quiero quemar más grasa y menos carbohidratos. Si lo que yo quiero es aumentar mi resistencia a la velocidad iré a la proporción 60-40”.

Riesgo de la prueba de esfuerzo:

  “La mayoría de los pacientes que viene es porque están haciendo actividad al momento de hacer la prueba, nosotros tenemos que ser cuidadosos e ir mirando el electrocardiograma, que está pasando. Nosotros recomendamos hacer la prueba, aunque sea en deportistas, por lo menos  la primera vez con el electro, porque no sabemos lo que está pasando, es la única manera que a mí me está diciendo. Porque hay pacientes que son asintomáticos, es decir tienen alteración en el corazón, pero no lo sienten, esos son los más peligrosos. En ese tipo de pacientes el primer síntoma que tienen es la muerte súbita o infarto cardíaco. Como médico debo estar seguro de que le estoy garantizando al paciente el entregarle un certificado de idoneidad deportiva”.

Requisitos para la prueba de esfuerzo:

  “Nosotros hacemos la prueba completa y lo que le pedimos es básicamente que no haya ingerido alimentos en las dos últimas horas.Que haya hecho si es que viene en la mañana un desayuno muy fugaz, algo de fruta, una avena, algo muy suave  que no tenga huevos, queso o jamón, porque eso le va a dar una pesadez en el estómago y no vamos a tener una buena respuesta. Si es que el paciente viene en otro horario, le pedimos que unas dos horas antes ingiera algo suave, de fácil digestión, las frutas son una buena alternativa, ciertos batidos son también muy buenos; que contengan proteínas y que contengan carbohidratos, para que el individuo al momento de estar en la prueba tenga la reserva suficiente de carbohidratos y grasas, para que pueda ser utilizado durante la valoración. El día que viene a la prueba no debería haber hecho una actividad. Si hacemos la prueba en la tarde no habría mayor inconveniente que en la mañana hayan hecho un entrenamiento, no de gran intensidad, sino un entrenamiento de mediana intensidad, que no implique un agotamiento o un desgaste total. La vestimenta es igual como cuando va a entrenar”.

Cada qué tiempo la prueba de esfuerzo:

  “Nuestra recomendación es una prueba completa, que incluye electrocardiograma. Si el electrocardiograma esta normal ya no tenemos que repetir y lo repetimos cada año. Pero va a depender de los objetivos; si es que yo voy a correr una maratón en 6 meses, lo lógico sería hacer un control, de qué es lo que está pasando con los entrenamientos a las ocho semanas. Cada 8 semanas, es decir si tenemos 6 meses son 3 chequeos. Puede ser que el deportista no está haciendo lo que nosotros le estamos diciendo o no se está cuidando con una adecuada nutrición y resulta que a pesar de que él está entrenando, los objetivos que estamos buscando no se dan, entonces si regresa a las 8 semanas y esta igual o peor. ¿Qué es lo que está pasando? porque puedes ser también que él diga: no lo que me dijo el doctor está muy poquito, voy más rápido, creyendo que así va ir mejor y no supera el nivel de que tu le has dado, corre el riesgo de sobrentrenarse”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *